Nuestro Colegio
MARCO DOCTRINAL
Las tres violetas Maristas representan: humildad, sencillez y modestia.

Marco Doctrinal

  1. El Colegio Marista considera la persona como un ser en relación y llamado a la comunión consigo mismo; persona que acepta su realidad, y se construye como sujeto de su propio destino.
  2. En relación y comunión fraterna y solidaria con sus semejantes, viviendo su vocación de servicio por el Reino del Señor.
  3. En relación y comunión con el mundo, administrando responsablemente el universo creado.
  4. En relación filial con Dios Padre, transparentando en su vida entera la experiencia de Jesús y María, la fuerza contagiosa del Espíritu.
  5. La Educación Marista es un proceso formativo que ofrece las condiciones para que el educando se desarrolle evolutivamente como persona humana integral.
  6. La Educación Marista contribuye al crecimiento del Educando en su dimensión personal y social, haciendo del colegio un lugar de diálogo entre fe y cultura.
  7. La Educación Marista contribuye a anticipar una sociedad en la que se promueva la justicia, la fraternidad, el compromiso cívico y la conciencia ecológica, formando personas capaces de transformar la sociedad con la fuerza del Evangelio.
  8. La Educación Marista es un proceso de evangelización y de vivencia de la fe cuyo centro fundamental es Jesucristo y sus modelos de identificación son la Virgen María y Marcelino Champagnat, inspirador del carisma marista. 9. El Colegio Marista opta por un currículo humanista y centrado en la persona, que sin descuidar lo cognitivo, en forma sistemática y progresiva, haga del educando una persona integral respetando su libertad, situación sociocultural y compromiso como ser trascendente.
  9. El coleglo Marista valora a los alumnos, a los educadores, los contenidos, los medios y el ambiente como agentes y factores en el proceso de enseñanza aprendizaje.
  10. El coleglo Marista promueve una acción educativaplanificada, acompañada y evaluada con estilo creativo y criterios innovadores.
  11. La Comunidad Educativa busca establecer una auténtica y efectiva comunión entre todos los estamentos que la componen en torno a su misión educativa.
  12. La Comunidad Educativa requiere de una actitud de escucha constante que fomente la solidaridad, la colaboración y la confianza entre sus miembros.
  13. El Proyecto Educativo del colegio se hace vida con la participación de toda la comunidad.
  14. La Comunidad Religiosa, se convierte en un espacio abierto donde los laicos, y especialmente los jóvenes, sientan el anuncio de Jesucristo y del Evangelio por el testimonio profético; y donde encuentren un lugar para compartir la fe y celebrar la vida.
  15. La Comunidad Religiosa, impulsa en los colegios la creación de un ambiente de educación fraterna y solidaria, donde el Carisma de Champagnat orienta a Hermanos y laicos en el trabajo pastoral eclesial.
  16. El Educador Marista vive su misión como una auténtica vocación de servicio en la Iglesia, por el testimonio alegre de su vida cristiana, ofreciendo lo mejor de si en actitud solidaria, siguiendo las huellas de Marcelino Champagnat.
  17. El Educador Marista, se inquieta por facilitar la humanización y personalización de cada alumno, atento a un desarrollo equilibrado entre las diferentes dimensiones del ser, así como a la realidad juvenil y el tipo de persona que desea formar la Institución.
  18. La Familia, tiene a la Familia de Nazaret como prototipo y modelo de toda la familia.
  19. La Familia, se siente la primera responsable de la educación integral de sus hijos, intentando vivir como "iglesia doméstica", unida a otras familias.

Ideario Colegial

Referente Antropológico (Persona humana)

  1. Afirmamos que toda persona es un ser abierto a la relación con Dios, con los demás, consigo mismo y con la creación entera.
  2. Creemos que la persona es un ser trascendente. Que, “siendo nosotros mismos”, seremos “señores”. Pues somos “todo posibilidad”, creación de Dios por amor. Este “señorío” expresa la autoestima de nuestras capacidades y aspiraciones.
  3. Creemos que el Espíritu de Jesús nos hará vivir como verdaderos “Hijos de Dios”, pues lo “somos en Él”. Sois hijos, sentíos hijos y vivid como hijos… en confianza, en obediencia y en oración.
  4. Creemos que ser hermano es “sentirse hermano y vivirse como hermano”, antes que llegue la fraternidad, precisamente para hacerla posible. Y esto, a pesar de vivir en un entorno poco fraternal y menos solidario.
  5. Compartimos la misericordia del “samaritano” que nos descubre la grandeza y maravilla de la gratuidad, que se abaja para encontrarse con el hermano en desventaja.
  6. Creemos que en cada hombre o mujer habita una llamada de Dios, que debe descubrir y a la que debe responder libremente. Nuestra tarea de educadores es ayudarles a discernir su vocación y acompañarles en su respuesta.
  7. Creemos que el ser humano esta llamado a ser constructor y agente de cambio en el mundo, conoce y se compromete con su entorno, con audacia y creatividad haciendo presente que la creación es una obra inacabada.

Acción Eclesial (Educación Cristiana)

  1. Creemos que el Espíritu Santo anima y vivifica a la Iglesia para que todos podamos conocer el Evangelio y alcanzar la santidad.
  2. Creemos en la Iglesia que, cimentada en Jesucristo, es profecía, santuario, comunidad y buen samaritano.
  3. Afirmamos que la educación cristiana es un ministerio eclesial que requiere de educadores que se sientan servidores de los niños, adolescentes y jóvenes, como signos de Dios y de la Iglesia entre ellos.

Características de la Educación Marista

  1. Consideramos que el Proyecto Educativo Evangelizador Marista, es el resultado de un proceso planificado, compartido y comunitario, que contribuye a orientar y sumar esfuerzos en la tarea de formar al “Buen Cristiano y Virtuoso Ciudadano" que soñó Marcelino Champagnat.
  2. Promovemos una educación solidaria, una vida digna para todos –vivida ya desde el colegio- que construye fraternidad, buenas relaciones entre todas las personas en un clima de respeto, ayuda, tolerancia y libertad, en contraste con los modelos individualistas, competitivos y excluyentes.
  3. Afirmamos que la educación es un compromiso con sus propias posibilidades, cuyo protagonista es el educando. Promueve el desarrollo de la autonomía personal y le ayuda a descubrir las cosas por sí mismo.
  4. Creemos en una educación que busca el desarrollo de todas las habilidades potenciales de los educandos, para que puedan encarar adecuadamente los desafíos de la vida cotidiana, conscientes de su dignidad y capacidades.
  5. Creemos en una educación inculturada, en la que los educadores vamos al encuentro de niños, adolescentes y jóvenes, allí donde están, para situarnos en medio de ellos, conocer su dignidad y abajarnos para que crezcan, anunciándoles el evangelio de Jesús, especialmente a los marginados y excluidos.
  6. Creemos en una educación que busca el desarrollo armónico de la persona y prepara para la vida y la reciprocidad entre los seres humanos

Pedagogía Estilo Marista

  1. Postulamos una educación que incentiva la creatividad, la investigación y la innovación pedagógica; que promueve y facilita los medios conducentes a la renovación educativa en coherencia con el modelo técnico pedagógico.
  2. Creemos que ser familia es ser educadora. El colegio la acompaña, ofreciéndole medios y oportunidades, para ayudar a que los hijos descubran el verdadero sentido de su vida.
  3. Creemos en una pedagogía marista que recrea hoy el carisma de Marcelino Champagnat, y que se expresa en la cercanía de la presencia, el estilo de sencillez, las relaciones fraternas y la vivencia de las actitudes marianas.
  4. Afirmamos que los educadores maristas comparten, comunitariamente, las instancias para armonizar en su persona y en su trabajo -fe, cultura y vida- de acuerdo con el legado de Marcelino Champagnat.
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile